sábado, 17 de septiembre de 2011

Terciopelo Azul

Comentario de TERCIOPELO AZUL


Corría el año de 1986 cuando el director David Lynch consiguió uno de los mayores éxitos de su carrera con "Terciopelo Azul", una hipnotizadora obra que iba a poner los cimientos del estilo que haría famoso a su autor en los años venideros. Lynch ya había recibido buenas críticas con uno de sus más tempranos trabajos, "El Hombre Elefante" (1980), aunque su siguiente película resultó ser la fallida "Dune" (1984), un difícil intento de llevar a la pantalla la excelente pero compleja novela de ciencia-ficción de Frank Herbert (que recomiendo encarecidamente). En esas estaba el realizador norteamericano cuando su trayectoria sufriría un punto de inflexión gracias a "Terciopelo Azul", cuyo tratamiento de la historia va a revelar las claves por las que es bien identificable hoy en día su autor: pasajes oníricos, narración hipnótica, personajes enigmáticos... En el cine de Lynch muchas veces importa más el cómo se cuentan las cosas en vez del por qué de ellas mismas. Un estilo propio con tantos admiradores como detractores y que personalmente me satura en ocasiones. Lynch lo ha seguido desarrollando durante los años tanto en el cine ("Mulholland Drive", "Carretera Perdida") como en la televisión ("Twin Peaks"), salvo ocasionales paréntesis estilísticos como el de la maravillosa "Una Historia Verdadera" (1999), de largo mi cinta preferida de este inclasificable director.

"Terciopelo Azul" arranca en una idílica comunidad residencial estadounidense, con casas unifamiliares y jardín, donde el joven universitario Jeffrey (Kyle MacLachlan) vuelve a casa a ver a su padre. La bucólica estampa del lugar se rompe el día que Jeffrey descubre por casualidad una oreja humana en mitad de un césped. El muchacho decide envolverla cuidadosamente en un pañuelo y llevarla a la oficina de la policía local, donde ponen cara de no saber muy bien qué hacer con ella. Finalmente una investigación se pone en marcha y Jeffrey no puede evitar sentirse profundamente atraído por el caso, sobre todo tras conocer a una vecina que resulta ser la hija del jefe policial (Laura Dern). Gracias a ella conocerá detalles sobre la trama y decidirá implicarse en el asunto por su cuenta y riesgo. Las pistas le llevarán a sumergirse en los bajos fondos de la ciudad y cruzarse en el camino con una enigmática cantante de un club nocturno (Isabella Rossellini), quien está siendo aparentemente chantajeada por un sádico criminal (Dennis Hopper).

**************************************************

Ficha técnica y artística

Terciopelo Azul (Blue Velvet). EEUU, 1986, 120 min.

Dirección: David Lynch

Intérpretes: Kyle MacLachlan, Isabella Rossellini, Dennis Hopper

**************************************************


Crónica de El Maquinista



Pulsa en la pantalla para ver una escena de "Terciopelo Azul"

6 comentarios:

anna van anna dijo...

Hola Cuttlas!!

Muy buena crítica, además estoy de acuerdo contigo en todos los puntos que reseñas.
En primer lugar, lo de que en ocasiones te satura el cine de Lynch: a mi me pasa igual. De hecho, hace un tiempo tuve una cruzada contra sus películas, simplemente no entendía lo que bien describes acerca del cine que hace: que en una pelicula pueda importar más el cómo se hace que el por qué. Me frustra mortalmente el no entender una historia, y muchas veces me sentía como una tonta cuando no tenía ni idea de lo que estaba viendo. Pero en fin... después de volver a ver Twin Peaks (que para mi es alucinante) le di una oportunidad, y volvi a ver alguna de sus peliculas.

Terciopelo Azul la vi hace muchísimo y lo poco que recuerdo es lo mucho que me gusta Kyle MacLachlan y lo enigmática que es Isabella Rossellini y una escena, donde se veía una valla de color blanco perfecto y unas rosas junto a ella. Y la canción que da título a la peli, claro. La volveré a ver.

Por cierto, esta semana me he acordado de ti, porque hay un ciclo de Elia Kazan en el Circulo de Bellas Artes aqui en Madrid, algunas veces he ido y esta vez quería ir a ver Esplendor en la Hierba pero no pude al final. De todos modos dura hasta finales de septiembre, seguro que ire a alguna sesión.

Un abrazo

El Bueno de Cuttlas dijo...

¡Hola Anna, gracias por el comentario!, me alegro de que te haya gustado mi visión sobre el cine de David Lynch. Recuerdo que cuando terminé de ver la disparatada "Carretera Perdida" me dije a mi mismo: "Esto ya es demasiado amigo". Había visionado recientemente "Mulholland Drive" y eso ya me parecía el límite que podía aguantar. Como tampoco entendí mucho de esta buceé en internet hasta encontrar una explicación muy convincente sobre la cinta, por lo que creo que finalmente la comprendí (intento ser optimista).

Respecto al ciclo de Elia Kazan tenía noticias. Llevo en Madrid un año por mi primer trabajo y he estado intentando buscar sitios para conocer gente, así que suelo mirar las páginas que encuentro de instituciones culturales y de cine. Vi hace un par de semanas la programación de este mes en el Círculo de Bellas Artes y me hizo ilusión ver que tenían programadas cintas como "Esplendor en la Hierba" o "Río Salvaje", mis dos favoritas. Son cintas que no me importa volverlas a ver porque son tan buenas que siempre las disfrutas.

Un abrazo

Emilio Luna dijo...

Excelente crítica, me sumo a Anna. Me gusta mucho Lynch y esa capacidad para meterse en nuestra mente con un estilo difícil de descifrar en ocasiones.

Me llama también la atención, su actor fetiche que aparte de trabajar con el director americano ha llevado una carrera que parece diseñada por el propio Lynch.

Un abrazo!
El Antepenúltimo Mohicano

El Bueno de Cuttlas dijo...

Hola Emilio, gracias por pasar por aquí. Mi relación con el cine de Lynch es irregular, lo que más aprecio son esas atmósferas increíbles que consigue crear con el estilo de las habitaciones, la paleta de colores y una puesta en escena como si estuviésemos en un sueño. Pero cuando prescinde de unas reglas narrativas mínimamente coherentes es cuando alcanzo mi límite de resistencia. Para mi lo mejor que ha hecho es una "Una Historia Verdadera", aunque su estilo no sea a priori muy lynchiano. Si es buen cine eso da igual al fin y al cabo.

Un abrazo.

H A R R Y G O A Z dijo...

SUPER movie !

El Bueno de Cuttlas dijo...

Gracias por tu comentario, desde luego es una película icónica de los años ochenta.

Thank you for your comment, it is indeed an iconic movie of the eighties.

Saludos