domingo, 14 de noviembre de 2010

Hijos de los Hombres

Comentario de HIJOS DE LOS HOMBRES

Durante los últimos años ha surgido con fuerza un nutrido grupo de realizadores latinoamericanos que han conseguido importantes reconocimientos en el panorama cinematográfico mundial. Tal es el caso de los mejicanos Guillermo Arriaga, Alejandro Iñárritu, Guillermo del Toro o Alfonso Cuarón. Este último obtuvo un notable éxito en 2001 con "Y tu Mamá También", lo que le abriría las puertas de las grandes producciones norteamericanas. Así filmaría al poco tiempo la monumental película que es "Hijos de los Hombres", un apasionante relato de un futuro distópico rodado con gran virtuosismo por el director mejicano. Una de las mayores virtudes de este largometraje de ciencia-ficción es su ubicación temporal en un futuro tan cercano y verídico que parece acechar a la vuelta de la esquina. A esto se añade el indispensable componente de ficción que en este caso supone la persistente infertilidad de las mujeres, lo que ha ocasionado una catástrofe demográfica y la consecuente inexistencia de niños en el mundo. Tras veinte años sin nuevos nacimientos la raza humana se ve abocada inexorablemente a la extinción en un plazo de cinco o seis décadas, mientras los países se derrumban y el caos se apodera de la sociedad. Esta clase de largometrajes suelen basarse en relatos que recurren a algún tipo de factor desestabilizador para poder situar a la humanidad al borde del abismo: las epidemias en "Doce Monos", la superpoblación de "Cuando el Destino nos Alcance" o la prohibición de los libros en "Fahrenheit 451" son buenos ejemplos de ello.

"Hijos de los Hombres" ubica al espectador en una decadente Inglaterra en el año 2027 donde no existen personas menores de dieciocho años debido a una inexplicable infertilidad global de las mujeres. La sociedad se desmorona en un país estructurado como un estado semi policial donde surgen por doquier nuevos movimientos radicales, terroristas o mesianico-religiosos. Theo (Clive Owen) es un descreído funcionario londinense que asiste con resignación al progresivo colapso de la civilización. Uno de sus pocos placeres consiste en visitar a su amigo Jasper (Michael Caine), un antiguo caricaturista que vive apartado en una casa en medio del bosque. Sin mebargo, un día Theo es secuestrado por una organización insurgente comandada por su mujer (Julianne Moore), a la que hace veinte años que no veía. Esta le pide su ayuda para obtener un permiso de viaje para una joven muchacha inmigrante que guarda un enigmático secreto, con lo que Theo se verá involucrado en un proyecto que desencadenará unas consecuencias inimaginables.

**************************************************

Ficha técnica y artística

Hijos de los Hombres (Children of Men). EEUU-Reino Unido, 2006, 109 min.

Dirección: Alfonso Cuarón

Intérpretes: Clive Owen, Julianne Moore, Michael Caine

**************************************************

Crónica de HAL-9000

Pulsa en la pantalla para ver el tráiler de "Hijos de los Hombres"

4 comentarios:

Piru dijo...

Me parece un grandísimo acierto orientar la crítica hacia los nuevos directores latinoamericanos que están surgiendo para demostrar que el buen cine no solo viene de Hollywood, ni que todo el cine de autor es Europeo.

Me gustaría añadir a tus nombres los de Fernando Meirelles y Juan José Campanella, magníficos los dos.

Un saludo!

El Bueno de Cuttlas dijo...

Hola Piru. Sí, durante los últimos tiempos están apareciendo directores latinoamericanos muy interesantes. Yo sólo mencionaba a algunos mejicanos, pero qué duda cabe que los que enumeras también entran en la lista general. Podemos añadir además a Walter Selles. Casi todos son argentinos, brasileños o mejicanos. Esperamos con ilusión nuevas películas suyas.


Un saludo

Hada dijo...

Vi esta película hace un tiempo y es de esas películas que te deja pensando en el futuro y en la consecuencia de nuestros actos. Si se mira con detenimiento, enfrenta temas profundos.
Abrazos!

El Bueno de Cuttlas dijo...

Sí, a mi me parece que está extraordinariamente bien realizada. La ciudad donde transcurre, Londres, está transformada en una urbe donde se mezclan las nuevas tecnologías, la emigración, los sectarismos religiosos y la globalización. Una amalgama inquietante cuyos ingredientes se pueden ver hoy en día por doquier. Toca reflexionar.

Un abrazo Hada.