miércoles, 19 de mayo de 2010

Lost in Translation

Comentario de LOST IN TRANSLATION

Haciendo un paréntesis en su ajetreada carrera cinematográfica, Bob decide aceptar una millonaria oferta para rodar en Japón un ridículo anuncio de whisky nipón. Consciente del absurdo viaje que ha emprendido, rápidamente se recluye en su hotel para huir de la caótica ciudad que existe ahí fuera. Para él Tokyo se asemeja a un gigantesco hormiguero con luces de neón lleno de gente extraña, bajita, de ojos rasgados y costumbres incomprensibles. Atrapado en esa tierra desconocida en estado de analfabetismo integral, Bob se siente desprotegido y fuera de lugar, completamente aislado en un océano de kanjis, arroz y lenguajes incomprensibles. Una noche conoce por puro azar en el bar del hotel a Charlotte, una encantadora joven estadounidense que se encuentra tan perdida allí como él mismo. Su dulzura y sinceridad suponen un requicio de luz y aire por donde respirar de nuevo. Así, juntos comienzan a tejer una inusual pero entrañable amistad en cuestión de horas, una conexión entre dos seres varados tanto exterior como interiormente que habrán de despedirse a los pocos días de forma inevitable, cada cual rumbo de nuevo a una vida algo más comprensible para todos.

**************************************************

Ficha técnica y artística

Lost in Translation. EEUU-Japón, 2003, 102 min.

Dirección: Sofia Coppola

Intérpretes: Bill Murray, Scarlett Johansson, Giovanni Ribisi

**************************************************

Crónica de Atticus Finch

Pulsa en la pantalla para ver el tráiler de Lost in Translation

6 comentarios:

El Bueno de Cuttlas dijo...

La anteriormente conocida como "la hija de" Francis Ford Coppola adquirió renombre por derecho propio con su segundo largometraje, "Lost in Translation". Sofia Coppola ya había debutado detrás de cámara con "Las Vírgenes Suicidas", pero fue con la maravillosa historia de un actor perdido en Tokio con la que alcanzó gran reconocimiento.

Apoyada en una excelente historia (escrita también por ella), Coppola cuenta con unos intérpretes inmensos en la piel de Bill Murray y Scarlett Johansson. Para el primero supuso su consagración como actor dramático lejos de las comedias de los 80/90 que le dieron fama. Para la segunda supuso el descubrimiento como actriz para el gran público.

El largometraje está impregnado de un profundo tono melancólico y nostálgico, de búsqueda e introspección. Dos seres perdidos en medio de un país, Japón, de costumbres tan extrañas como fascinantes.

Muy buena.

Hada dijo...

Vi la película hace años y me gustó (aunque a muchos no les pasara igual). Hay varias escenas que me parecieron diferentes y profundas. Me gustó en especial el toque de realidad combinada con magia que tiene.

Abrazos! =)

El Bueno de Cuttlas dijo...

Sí, el ambiente de Tokio transmite una cierta irrealidad que hace que los personajes sientan a veces que están viviendo un sueño. Me gusta mucho el sentimiento de volatilidad que sufren los personajes de Bill Murray y Scarlett Johansson, ya que entre ellos surge una conexión especial pero ambos saben que en unos pocos días se despedirán y volverán a casa. Esas coincidencias, esos momentos mágicos en un lugar tan extraño, son las que engrandecen a este largometraje, que enseña cómo se puede conocer a una persona tan especial donde menos te lo esperas.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Que le dijo Murray a Johansson al final?

El Bueno de Cuttlas dijo...

Pienso que está hecho así para que no se tenga la certeza de su contenido, y que cada cual lo interprete como mejor crea. He visto algunos pequeños videos que analizan la escena pero obtienen frases distintas.

Personalmente, y dado el espíritu de la película, entiendo que es un adiós tierno de alguien con experiencia vital (Murray) a una joven con todo por aprender (Johansson), para que nunca se deje encerrar por la frustración y la amargura, y que persiga aquello que desea.

Saludos

Santillana dijo...

Hola Cuttlas,

Tal y como apuntas, Sofía Coppola ya había dado muestras de su mano en Vírgenes Suicidas, película totalmente recomendable con un par de actuaciones notables y con un reparto que para sí quisiesen muchos directores noveles (Dani de Vito, Kristen Dunst, Kathelynn Turner ...).
Lost in Translation te translada a un mundo de bullicio y paz, de LSD y meditación, a un jet-lag permanente.
Desde mi punto de vista, la banda sonora es el 50% de la película, la fotografía el 25% y las pausas meditativas de los actores el otro 25%. Sin diálogos la película seguiría siendo muy buena.

Un saludo