sábado, 29 de marzo de 2008

El Verdugo

Crónica de EL VERDUGO




Existen lugares y momentos en los que es difícil abrirse camino, sobre todo para algunos. Este es el caso de José Luis, que trabaja como puede en una funeraria hasta que conoce a la hija de Amadeo, veterano verdugo a punto de jubilarse. Ante las nulas expectativas que tienen para conseguir un piso, la única posibilidad es aceptar la condición del patronato de la vivienda por la cual José Luis hereda el puesto de verdugo de Amadeo. Frustrados sus planes de emigrar a Alemania para convertirse en un buen mecánico, la única esperanza de José Luis es confiar en que la pena máxima no se llegue a aplicar a ningún recluso para así mantenerse lo más lejos posible del garrote vil. Sin embargo, el destino no entiende de sueños y el temido telegrama llega a su casa: debe partir hacia Mallorca para ejecutar a un reo. Tan sólo cabe esperar un indulto de última hora, si no la suerte está echada. Aguardando a la Guardia Civil esperará el verdugo, temblándole la piernas y la conciencia, a que los informes traigan la respuesta.


********************************************

Ficha técnica y artística

El Verdugo. España-Italia. 1963. 87 min.

Dirección: Luis García Berlanga

Guión: Rafael Azcona, Luis García Berlanga, Ennio Flaiano

Intérpretes: José Isbert, Emma Penella, Nino Manfredi, José Luis López Vázquez

********************************************


Crónica de El Maquinista



Dedicado a Rafael Azcona.




Pulsa en la pantalla para ver a la Guardia Civil en busca de El verdugo

4 comentarios:

Rodrigo Manrique Llamazares dijo...

En homenaje a uno de los más grandes guionistas del cine español, Rafael Azcona.

Mila dijo...

Me sumo al homenaje a Rafael Azcona,maravilloso Azcona,que tan bien conocía a las gentes de esta España nuestra. Y sobre el verdugo, qué decir, una de sus películas que nos han hecho reír mientras llorábamos. Gracias a Azcona y gracias a ti por recordarle.

javistone dijo...

Fantástico blog, enhorabuena.
El verdugo es un clásico, y un reflejo de una época dura como pocas, pero contada con humor e ironía. Un obra maestra como otra cualquiera.
Saludos.

Rodrigo Manrique Llamazares dijo...

Gracias por compartir vuestras opiniones...

Saludos