domingo, 2 de diciembre de 2007

Senderos de Gloria (Paths of Glory)

Comentario de SENDEROS DE GLORIA

Los senderos de gloria se forjan en las tierras negras, devastadas y quemadas por la artillería. Se cavan en un terreno arruinado donde la naturaleza se ha extinguido y ha sido expulsada por la maldad de los hombres. Los colores desaparecen y sólo queda un mundo de tonalidades grises entre el blanco del cielo y el negro de la tierra. Los seres que por allí viven mueren cada día un poco, escondidos en míseras zanjas, consumidos por el frío, el hambre y las enfermedades. Sus únicos compañeros son los piojos y el barro de la trincheras.

Las balas son una liberación en muchos casos. Avanzar una decena de metros, retroceder veinte y mañana volver a avanzar. Una guerra interminable con posiciones inamovibles y misiones suicidas. El valor de un regimiento supuestamente se mide en el número de sus muertos. ¿Cuántos hombres vale esa colina? ¿Cuántas vidas darías a cambio de ella?La duda del soldado es su peor enemigo. A cuerpo descubierto, delante silba el fuego de las ametralladoras y detrás espera la venganza de los altos mandos. La orden es avanzar y la alternativa el consejo de guerra y el paredón. Entre esa locura, el oficial sereno y leal es el único capaz de impedir los fusilamientos de las almas perdidas.

************************************************

Ficha técnica y artística

Senderos de Gloria. EEUU, 1957, 87 min.

Dirección: Stanley Kubrick

Intérpretes: Kirk Douglas, Adolphe Menjou, Richard Anderson

************************************************



Crónica de El Maquinista




Pulsa en la pantalla para ver a Kirk Douglas recorriendo los senderos de la gloria cinematográfica de la mano de Stanley Kubrick

2 comentarios:

Alejandro Pintado dijo...

Bueno, estoy muy contento. Estas poniedo pelis que he visto y así me resulta fácil comentarlas... je je je... Peliculón, con un kirk Douglas haciendo de Áticus en estilo militar.
Cada vez estoy más alucinado con tu manera de escribir. Se nota que lees hasta los ingredientes del champú. Sigue asi, que da gusto leer tus comentarios-reflexiones.

La ambición, un arma de doble filo. Poderosa como cualidad de los justos y desastrosa en los hombres de corazón mezquino. Del soldado valiente, del jóven héroe que algún dia destacó por su arrojo sólo queda una horrible cicatriz. El generál francés de ojos fulgurantes y orgullo sin igual vende su alma al diablo por una estrella más en el uniforme. Ante el espectador una de mil batallas, una de las heridas abiertas de la I gran guerra, la de la muerte en el lodo de las trincheras. El objetivo: una colina, anónima desde el origen de los tiempos hasta ese momento. Tan cerca y tan lejos... "La colina de las hormigas" paradógico nombre en un escenario en el que los soldados son las hormigas guerreras. Agazapados en kilometros de galerias esperando la orden de un superior para lanzarse en marabunta contra el enemigo. Una figura se eleva en medio de esa turbulenta situación, el coronel Dax. Un hombre íntegro, un líder indiscutible, un soldado ilustrado que odia la guerra y que mantiene la cabeza lúcida cuando todos los demás estan locos o ciegos. Un dia llega una orden inacatable, el anuncio de un sacrificio estéril. La Disciplina entra en conflicto con la razón pero se impone y la tragedia se constata. Tres hombres inocentes deberán pagar los pecados de otros. Su destino esta sellado a pesar de los esfuerzos del coronel. En ese mar ponzoñoso la resaca salpica al general que es victima de su codicia. Sin embargo todo son jugadas en el ajedrez de la guerra, las piezas mueren pero los jugadores no.

P.D: As always, Rodri eres la élite.

Un esquimal onanista (como otro cualquiera) dijo...

Había perdido la dirección de tu blog pero lo he vuelto a encontrar y me agrada ver que continuas ilustrandonos a los pobres ignorantes de la plebe sobre las pelis quye hay que ver antes de morir. El cine, esa materia de la que están hechos los sueños...