lunes, 24 de diciembre de 2007

Dos Hombres y un Destino (Butch Cassidy and the Sundance Kid)

Comentario de DOS HOMBRES Y UN DESTINO



El destino de los hombres nace del choque entre la voluntad de éstos y la fuerza de un sino ya escrito en el tiempo con letras imborrables. Tan sólo queda la huída hacia adelante a lomos de caballos veloces a través de los polvorientos caminos y las llanuras desiertas, siempre perseguidos por un pasado en forma de seres sin rostro. Los lazos que unen a Butch y Sundance Kid son indestructibles porque están forjados con el material de la amistad profunda, aquella que los convierte en hermanos a pesar de sus diferentes orígenes. Gracias a ella, hombro contra hombro, recorren una senda en la que sus huellas desaparecen poco a poco, presagiando su final, dejando una vida que se perderá en el túnel de la memoria para acabar en el páramo del olvido, lejos de los sueños de juventud.


Estos buenos seres dedicados a la mala vida, que tratan de construir los cimientos de su porvenir, son acompañados por la criatura más bella que han podido soñar, la que guarda la dulzura, la razón y el entendimiento. Puede ver más allá del día siguiente y por ello siente el temor y la desesperanza al reconocer los abismos y el irremediable fin. Todo es una larga cuenta atrás, y cuando el ángel los abandone, los dos hombres sabrán que toca la hora de mirar a los ojos de ese destino que lleva aguardándoles en el Sur, agazapado, pero que nació de sus propias almas.

**********************************************
Ficha técnica y artística

Dos Hombres y un Destino. EEUU, 1969, 112 min.

Dirección: George Roy Hill

Intérpretes: Paul Newman, Robert Redford, Katharine Ross

***********************************************


Crónica de Atticus Finch



Pulsa en la pantalla para ver a Paul Newman y Katharine Ross a bordo del futuro

1 comentario:

Mila dijo...

Preciosa película, inolvidable música, que siempre me deja un sabor agridulce, porque sé el final de la historia; pero, a pesar de eso, siempre la recuerdo como un canto a la vida y a la amistad, a pesar del dolor de lo que saben que llegará, de lo que irremediablemente será su destino.
Mágnificos los actores, ese trío que nos enamora.